Cámaras analógicas en contra de la tendencia de las redes IP

18 Mar 2019

Uri Guterman, Director de Producto y Marketing de Hanwha Techwin Europe, explica porqué se siguen instalando sistemas de CCTV analógicos más de una década después de que mucha gente pronosticara que la videovigilancia basada en redes IP se convertiría rápidamente en la opción preferida por consultores, diseñadores de sistemas, instaladores e integradores de sistemas

Las ventajas que los sistemas de videovigilancia por redes ofrecen frente al CCTV analógico son importantes. Las más relevantes son:

  • La posibilidad de ver remotamente imágenes en directo o grabadas desde cualquier parte de la red mediante un PC, teléfono inteligente o tablet.
  • Flexibilidad: El vídeo grabado puede almacenarse de forma segura en cualquier parte de la red. Se puede incorporar un alto nivel de redundancia eligiendo simultáneamente grabar y almacenar vídeo en varias localizaciones.
  • La última generación de cámaras IP de alta definición incluye útiles características que garantizan que los usuarios puedan aprovechar al máximo sus soluciones de videovigilancia, por ejemplo, la analítica de vídeo integrada.
  • Una sola cámara de red puede transmitir vídeo, audio y datos, así como señales de telemetría y alimentación por Ethernet (PoE).

¿Por qué analógico?

A primera vista, parece sorprendente que haya gente que siga siendo fiel a lo analógico. De hecho, algunas investigaciones de mercado recientes indican que resurge la demanda de soluciones basadas en sistemas analógicos. ¿Por qué algunos consultores clave aún recomiendan sistemas de CCTV analógicos a sus clientes cuando migrar o utilizar vídeo por redes IP para los nuevos proyectos de videovigilancia parece algo lógico?

Los recientes incidentes de ciberataques de gran calado y la mala prensa sobre la capacidad de los piratas informáticos de acceder a datos confidenciales a través de las «puertas traseras» de las cámaras, han animado sin duda a algunos consultores de productos y directores de seguridad a reconsiderar la opción de instalar sistemas de «circuito cerrado» de videovigilancia.

Sin embargo, en muchos casos se siguen especificando sistemas analógicos o sistemas heredados, simplemente porque el usuario final no está aún preparado para migrar a IP. Podrían, por ejemplo, no disponer de una infraestructura de red que admita un sistema de videovigilancia o no disponer del ancho de banda necesario. Si sus sistemas analógicos aún cubren sus requisitos, podría ser difícil justificar la inversión en actualizarse o instalar una nueva red.

HD+ PlusWisenet HD+

Algunos fabricantes como Hanwha Techwin han reconocido que, aunque es innegable que hay que seguir fomentando el desarrollo tecnológico y la innovación en la tecnología de redes IP, es igualmente importante continuar ofreciendo soporte al futuro previsible de los sistemas analógicos. La prioridad es extender la vida de los sistemas heredados, introduciendo cámaras que puedan ofrecer imágenes de alta definición a través del cableado coaxial. Esto se puede conseguir con la ayuda de la tecnología de alta definición analógica (AHD).

Varios fabricantes la ofrecen con distintos nombres, por ejemplo Wisenet HD+. Estas cámaras pueden producir imágenes de alta definición con una gran calidad a través de cables coaxiales. Se han diseñado para los usuarios finales que deseen beneficiarse con la captura y grabación de imágenes Full HD a 1080p, pero que aún no están preparados para migrar de un sistema analógico a una solución de videovigilancia basada en redes IP.

Estas cámaras admiten la transmisión de imágenes de alta definición (y audio) sin ninguna latencia ni pérdida de imágenes a distancias de hasta 500 m, utilizando cable coaxial estándar, y lo bueno es que no hay necesidad de realizar grandes inversiones de dinero y tiempo en la instalación de codificadores, conversores ni switches.

Los videograbadores digitales (DVR) con tecnología AHD son compatibles con las cámaras analógicas existentes y con las nuevas cámaras HD+, pudiéndose grabar simultáneamente en todos los canales, transmitiendo flujos de vídeo por la red y, si fuera necesario, a dispositivos móviles. Ofrecen a los usuarios finales la posibilidad de extender la vida útil de sus sistemas heredados y maximizar así el retorno de la inversión.

El cliente es quien manda  – Tal vez en inevitable y solo es cuestión de tiempo que los avances en el campo del «Deep Learning», la inteligencia artificial, la realidad aumentada y el Internet de las cosas, motiven a una gran mayoría de usuarios a instalar soluciones IP. Mientras tanto, tiene sentido comercial ofrecer a los clientes la libertad de elegir la tecnología que prefieran en cada momento.

¿Tiene preguntas sobre la tecnología HD+? Envíe un email a Uri Guterman en [email protected]

This post is also available in: Inglés